... DESDE 1885.

        Pirotecnia Blanca Paloma cuenta con más de 130 años de antigüedad. Hay que remontarse más de un siglo para encontrar los orígenes de nuestra empresa, en 1885 aproximadamente. 

 

          Por entonces, lo que era una afición para Antonio Campos Gómez, poco a poco se fue convirtiendo en su oficio. De fabricar petardos y cohetes para su diversión pasó a fabricar los fuegos artificiales para inaugurar y clausurar las fiestas de su pueblo (Umbrete). Seguidamente también participó en las fiestas de los pueblos más cercanos, y así, comenzó a fraguarse una buena reputación como pirotécnico.

          La pirotecnia por aquellos años era un trabajo puramente artesanal por lo que él no podía fabricar todos los encargos y se vió obligado a transmitir el oficio a su hijo Leocadio. Este hecho se ha sucedido por todas las generaciones de la familia Campos hasta hoy.

          Es Francisco Campos, hijo de Leocadio y nieto del fundador quien dirige el negocio desde la década de los 60 y es él quien moderniza y profesionaliza la empresa convirtiéndola en una pirotecnia de gran reputación a nivel nacional. Aproximadamente sobre el año 2001 toma el relevo su hijo Cecilio que está al frente del negocio actualmente junto con su otra hija Lola y sus dos sobrinos Leo y Paco.

 

      Durante los más de 130 años de nuestra historia, han sido más de 30 miembros de la familia Campos los que han colaborado en este bonito oficio de forma continua o esporádica (hijos, sobrinos, primos, nietos, etc). Probablemente sea ese el secreto de que más de un siglo después sigamos trabajando con la misma ilusión que lo hacía el fundador.

          

           

© 2018 por Pirotecnia Blanca Paloma S.L.

  • Facebook B&W
  • Twitter B&W
Leocadio Campos García

2ª GENERACIÓN